Presas nuevas

Tanto para presas de tipo bóveda, de tierra, bloques, hormigón tradicional u hormigón compactado (HCR - RCC). Un proyecto de retención del agua es sinónimo de desafío técnico y medioambiental.

Un buen proyecto técnico combina dimensionamiento adecuado de las condiciones hidráulicas, optimización del coste, garantía de la seguridad y consideración de todas las condiciones a las que podría estar sometida la obra desde su construcción hasta el final de su vida útil.

Bien concebido, un embalse presenta impactos que benefician medio ambiente, que pueden llegar incluso a superar los impactos negativos. Este hecho es solamente posible perfeccionando la distribución del recurso del agua, reflexionado rigurosamente sobre la minimización de los impactos negativos y proponiendo medidas compensatorias efectivas. La concertación con todos los actores es esencial.

 

Para los ingenieros de ISL, la concepción tiene como meta la adaptación artística y funcional de la obra en su entorno, siempre conservando el compromiso con la  efectividad, seguridad y adquisición de los propósitos iniciales del proyecto.